EL ESPIRITÚ

El Centro de las Artes Indígenas (CAI) comparte la experiencia adquirida de construir una escuela que contribuye a la continuidad, la recuperación de las formas propias de transmitir los conocimientos y saberes y la restitución del sentido social y espiritual que el arte tiene para el pueblo Totonaca.
Gracias al esfuerzo conjunto de académicos, artistas, promotores, Abuelos y maestros tradicionales, se hizo realidad un proyecto comprometido con el desarrollo del arte en condiciones dignas.
En este proyecto los Totonacas son los actores principales -guías, maestras y maestros, creadores y académicos-, responsables del análisis y la discusión de lo que representa el arte y de la propuesta para su enseñanza como proceso formativo integral y holístico en un espacio público.

EL TRONCO

Es la estructura, el sostén en el plano físico. Es la base que sostiene las ramas, representa el argumento de los saberes que hoy se practican. El tronco da fuerza, energía y firmeza para seguir desarrollando el conocimiento desde lo propio

LAS FLORES

Son las renovaciones del árbol para que siga brindan- do frutos y armonía. Las manifestaciones del conocimiento y el arte.

LOS FRUTOS

Son las nuevas generaciones: jóvenes con identidad propia que se preparan en las universidades y regresan a sus comunidades.
Los Abuelos, que son la raíz, deben brindarles una buena orientación para que no se echen a perder antes de madurar.
El árbol se alimenta del continuo fluir de la sabiduría transmitida por las Abuelas y los Abuelos, de la raíz a los retoños y las flores, hilo conductor en el tiempo y el espacio. Su fin último es transformarse en fruto y semilla que garanticen la renovación y regresen a la Tierra para continuar el ciclo.
En ocasiones, esta sabiduría se extiende, se desarrolla; otras veces se oculta, obstaculizada, y a veces se olvida y sólo quedan fragmentos que necesitan ser abonados: cuando el árbol florezca, se habrá regenerado la cultura.

LA CULTURA

La cultura es como un gran árbol, representa la vida familiar y comunal de cada cultura, de cada grupo, de cada pueblo-nación. Se alimenta de sueños y concreciones.

LA RAÍZ

Es la memoria mítica, el origen cósmico, el ordenamiento de valores; es lo que guardan y transmiten las Abuelas y los Abuelos en sus experiencias de vida, allí está la fuente inagotable de lo que somos; lo que nos dejaron como legado, lo que sabemos. De esta raíz profunda proviene la manera propia de hacer las cosas.

LAS RAMAS

Son la extensión que ha tenido la cultura Totonaca, es la historia de vida, representa la cobija que cubre al tronco, que lo protege. Aunque ya no es tan frondoso, sigue brindando conocimientos a las nuevas generaciones, quienes darán nueva vida al árbol.

EL ARTE

En la cultura Totonaca el concepto de arte es reconocimiento a la práctica creativa asociada a la función espiritual y religiosa. No sólo importa el producto, sino el proceso y, de manera especial, la relación que se establece entre el creador, la materia y lo creado.
Para los Totonacas, crear es encontrar el sentido de la vida; la forma en que el ser se desarrolla. El arte es una necesidad inherente al alma, la manera como se expresa libremente el staku (don). En este proceso, el artista libera aquello que ha estado cautivo.
El arte Totonaca se nutre de espacios sagrados, símbolos, procesos rituales y ceremonias, y a ellos remite -lenguaje comunal que cohesiona y propicia la comunión grupal-, porque son los escenarios para la interlocución con los dueños y las deidades, para agradecer, ofrendar, entregar, pedir y dar cuentas del trabajo y de las acciones realizadas.

EL FUTURO EN CONSTRUCCIÓN

El CAI es un espacio de encuentro, de reunión, de construcción colectiva que ha permitido reintegrar el conocimiento resguardado por las Abuelas y los Abuelos de las comunidades, brindando la oportuni- dad de apreciar y respetar la diversidad de la cultura Totonaca y de sentar las bases para su regeneración.
A futuro, el CAI se proyecta como una institución educativa pública especializada en arte indígena, un espacio dinamizador de la cultura propia que aporte a la formación holística e integral de las nuevas generaciones. Se propone articular el conocimiento indígena en los planes y programas de estudio de las diversas instituciones educativas de la región y del estado, para contribuir en el respeto y reconocimiento de la diversidad y el patrimonio cultural.

 
tajin-grey
gobierno-grey
unescobn
digreyf